MISCELÁNEAS 4



Vivir acorde a las propias ideas es realmente difícil, pero sumamente importante para un despiadado autocrítico.

"Es fácil explicarle a un boludo que lo es, lo difícil es que te entienda"

Con el correr de mi vida, he descubierto que siempre elegí los caminos desconocidos hacia la hostilidad, esa que me ha maltratado y me ha educado. Agradezco no haber elegido los conocidos de la complacencia, me hubieran negado el dolor, el sufrimiento y el gozo de aprender...

Cuando discuto con vos, no te molestes, lo hago porque no puedo enriquecerme con quienes piensan igual que yo.

Siempre me he cuidado de quienes se auto proclaman buenas personas, tanto como de quienes me pudieran confesar su odio y enemistad, aunque nunca hubo tal confesión, estimo de todos modos que existen.

Si una persona me pide una opinión cualquiera y solicita que diga lo que realmente pienso sin cuidarme por si le va a gustar, esa persona no me conoce.

Si no estás dispuesto para oír o leer algo que te desagrade, por favor, no pidas mi opinión.

Siempre me gustó la pesca y como en casi todas las cosas en la vida, descubrí que lo más importante es la carnada....

En la soledad he aprendido, lo indispensable que es compartir la vida con alguien...

Apoyarse demasiado en la confianza, representa un serio riesgo, ya que es aliada de la certeza, pero enemiga de la sospecha y la precaución....

A la vida es necesario dominarla, saberla gozar, de lo contrario, te devora algo semejante a ella…

Hasta la cuestión más absurda, puede afirmarse con argumentos convincentes. El poder concluir que es una estupidez, depende exclusivamente de uno...



Poema: "El mundo gira sin palabras"



Dispárame una palabra, por favor, una palabra que corte el aire como flecha lanzada al azar, solo por verla volar, con el deseo de no caer en los abismos de mi mente para perderse.

Arroja en sílabas una parte de tí, algo que despierte mis sentidos para lograr soñarla, imaginarla plena, pura, libre de cortesía...sabia. Déjame pagar la fianza por merecerlo.

No me hagas cómplice de tu silencio, no perdones mis pecados y no perdonaré los tuyos, no olvides, pero tampoco recuerdes lo que no sirve, aquello que nos desune en vano.

Porque estoy aquí y probablemente no debiera, pero estoy y quiero oírla como un rezo o como un insulto, pero sin susurros, prefiero un grito desgarrante y transparente, lacerante.

Juro no dejarla oculta en mi oscuridad, no la refugiaré en mi orgullo profano y profundo, he de aceptar lo abominable y lo bello, lo tuyo y lo mío, lo poco y lo mucho, lo nuestro.

No me derrotes con la ausencia de los sonidos, con esos ecos mudos que desnudan mi imperfección, mi simple humanidad desprolija, mi desvarío permanente y plácido.

Solo soy el blanco de toda impureza, de toda sinrazón incompartida y abrumadora, de mi estúpida nobleza deshilachada que no tolera la compasión desbordante de lo común.

Dime entonces, sin maquillaje, sin máscara, esa que esconde al ser verdadero, que lo protege de la verdad, encerrándolo en una mediocre hipocresía, absurda e inútil.

Una palabra como un latigazo o como una caricia, que de una manera u otra me estremezca, lastime o cure, pero que arrebate esta sorda contemplación aniquilante.

Hazme caer de rodillas bajo el golpe de tu voz, como el hacha que derriba al árbol en la soledad del bosque, donde solo tú y yo podremos escucharla, mientras el mundo gira y gira y continuará girando, sin palabras...





Poema: "Hoja en blanco"



Como esa brisa que sin pudor acaricia la pradera,
robando los perfumes que en ella permanecen inertes,
soy el ladrón de las susurrantes voces de la calle,
que quiere manchar las hojas yertas del blanco papel.

En improbables letras teñir la palidez del desnudo,
de la soledad que en cierne expectante y creciente,
que ha de florecer precoz en el tumulto silencioso,
en los sordos lamentos arrastrados en la pendiente.

Como un pobre rebaño caminando hacia el matadero,
veo sueños frustrados de miles de almas inocentes,
transitando hacia su fin sin esperanza ni consuelo,
en un conglomerado absurdo de anhelos y muertes.

¿Cómo despertarlos del letargo infame que los sujeta?
si mis paupérrimos gritos se pierden en los abismos,
creados en la conciencia profanada como marionetas,
han de continuar negándose a la vida y a su sentido.

No tendré excusas por lo imperceptible de mí voz,
no hallaré lenitivo ni báculo que me den sosiego,
he de cargar eterna la culpa de mi erróneo destino,
si ha de perdurar mi alma en vacía hoja en blanco.


Poema: "Si la tristeza gobierna las ilusiones"



Si la tristeza gobierna las ilusiones,
si la nostalgia domina las alegrías,
los deseos serán lamentos burdos,
creando con su luz solo sombras y
en el manto de la oscuridad férrea,
solo el dolor extenderá sus garras.

En la penumbra solo ciegos nacen,
incapaces de comprender la vida,
revolcándose en su propia miseria,
inocente el pudor en cuerpo y alma,
flagelando al amor que solo sangra
por la frágil pasión que pronto cesa.

El olvido otorga perdones piadosos,
ocultando razones en los rincones,
retazos de honor en cristales rotos,
perdidos en el consuelo del alcohol
y sacrificando las horas de otro día,
sucumben las risas por la tragedia.

Si la tristeza gobierna las ilusiones,
el llanto será solo canto susurrante,
que aborde mi voz en turbia súplica.


Poema: "Esas pobres almas"


Esas pobres almas que rebotan contra un muro de cristal,
esa barrera invisible e impenetrable creada por la injusticia,
que sofoca los sueños y encierra la dulce y absurda ilusión.

La profecía que jamás ha de cumplirse en esta realidad,
que seguirá por siempre sujeta a un vano capricho egoísta,
donde solo desconocidos recogen la mieles del puro placer.

Su interminable secuencia de días que transitan inmutables,
negando cualquier posibilidad de atrapar una fugaz estrella,
que le hace ver su existencia desde la distancia inalcanzable.

Aquellas que pierden la esperanza prisioneras de su condena,
agrietando las duras manos incapaces de acariciar el cielo,
sepultadas en el laberinto sin salida que fue creado por otros.

Esas pobres almas que rebotan si siquiera producir sonidos,
se desintegran en la apatía de los oídos sordos o ausentes,
que golpean hipócritamente sus pechos sin sentirse culpables.

Ellas que desconocen los extraños deseos que los cautivan,
sin comprender la construcción de su destino programado,
en la resignación de creencias que sutilmente los aplacan.

Esa pobres almas que rebotan en preguntas sin repuestas,
que claudican inexorablemente en un silencio dominante,
han de golpear las puertas del cielo con súplicas mudas y ciegas.


MISCELÁNEAS 3



El ser que se regocija de sus propios defectos, debe ser: altamente soberbio, peligrosamente racional o extremadamente loco.

La mejor guarida para el alma herida de un hombre, es el corazón de una buena mujer.

La inteligencia es un bien tan extraño, que creo que es el único elemento que se valora mas en abundancia, que en escasez. Paradójicamente su escasez es enorme...

Solo la ignorancia hace que se ignore lo que se ignora...

La desidia, la aceptación y la resignación son las mejores aliadas de la ignorancia, como la duda, la inteligencia y la curiosidad sus peores enemigas...

Si Dios es el padre del hombre, la ignorancia es la madre de Dios...




"Pensamientos y espíritu"

Mi pobre espíritu se encuentra desorientado, vacilante y confuso, ejerciendo presión sobre mi razón. Someto cada idea a una crítica honesta, pero aun así, con la conformidad de mi raciocinio, mi alma sigue inquieta, sigue dudando de lo que no debería dudar, dudando de mi pensamiento. Pero mi pensamiento es lo más puro de mí, lo más autónomo, ¿por qué ha de dudar mi espíritu? No me confunden ni el misticismo ni las religiosidades, no soy presa de los informadores ni de las voces ajenas que no han de repetirse por mí, solo el eco de mi interior brota en mi voz, en mis letras y a pesar de ello, mi espíritu sigue dudando. ¿Es mi espíritu una réplica de mi razón o es simplemente un deseo natural y absurdo?, una abrumadora conceptualización cognitiva que no me permite liberarme por completo y que contrariamente debiera ser el instrumento lógico de mi liberación, pero está enquistada en mi interior, insolente analogía de dos formas de pensar opuestas, absolutamente contrarias, oposición aferrada de tal manera que solo con mi muerte me dejará, cuando ya nada tenga sentido. Nada tendrá sentido ya que no espero la inmortalidad del texto creado por ideas que surgieron sin orden ni deseo, en la pobreza de mi esfuerzo vano y repetido. Probablemente mi destino sea simplemente ser un eslabón de una larga cadena, esa que es necesaria para sostener una joya y esa joya justifique todos los simples eslabones, espero que así sea. Llego a creer que mi espíritu es una bifurcación de mi pensamiento, que por un camino transitan las ideas y por el otro los sentimientos, solo juntándose de vez en cuando por breves momentos, para luego transitar cada uno el suyo nuevamente. Entonces creo que mi espíritu no responde a mi razón, que solo pertenece a mis sentimientos, por eso se confunde cuando se conectan los caminos. Mi lógica y razón pueden destruir fácil a mi pobre espíritu, será por ello que huye en cuanto puede, se separa y continúa solo con mis sentimientos para sobrevivir, los sentimientos que no pueden ser derrotados por mi lógica y razón, por más que lo intenten. ¿Tendré que continuar lamentando las dudas de mi espíritu por siempre, o tal vez agradecerle la inconformidad que me ha empujado más de una vez a conocer lo desconocido en mí?