MISCELÁNEAS 3



El ser que se regocija de sus propios defectos, debe ser: altamente soberbio, peligrosamente racional o extremadamente loco.

La mejor guarida para el alma herida de un hombre, es el corazón de una buena mujer.

La inteligencia es un bien tan extraño, que creo que es el único elemento que se valora mas en abundancia, que en escasez. Paradójicamente su escasez es enorme...

Solo la ignorancia hace que se ignore lo que se ignora...

La desidia, la aceptación y la resignación son las mejores aliadas de la ignorancia, como la duda, la inteligencia y la curiosidad sus peores enemigas...

Si Dios es el padre del hombre, la ignorancia es la madre de Dios...




"Pensamientos y espíritu"

Mi pobre espíritu se encuentra desorientado, vacilante y confuso, ejerciendo presión sobre mi razón. Someto cada idea a una crítica honesta, pero aun así, con la conformidad de mi raciocinio, mi alma sigue inquieta, sigue dudando de lo que no debería dudar, dudando de mi pensamiento. Pero mi pensamiento es lo más puro de mí, lo más autónomo, ¿por qué ha de dudar mi espíritu? No me confunden ni el misticismo ni las religiosidades, no soy presa de los informadores ni de las voces ajenas que no han de repetirse por mí, solo el eco de mi interior brota en mi voz, en mis letras y a pesar de ello, mi espíritu sigue dudando. ¿Es mi espíritu una réplica de mi razón o es simplemente un deseo natural y absurdo?, una abrumadora conceptualización cognitiva que no me permite liberarme por completo y que contrariamente debiera ser el instrumento lógico de mi liberación, pero está enquistada en mi interior, insolente analogía de dos formas de pensar opuestas, absolutamente contrarias, oposición aferrada de tal manera que solo con mi muerte me dejará, cuando ya nada tenga sentido. Nada tendrá sentido ya que no espero la inmortalidad del texto creado por ideas que surgieron sin orden ni deseo, en la pobreza de mi esfuerzo vano y repetido. Probablemente mi destino sea simplemente ser un eslabón de una larga cadena, esa que es necesaria para sostener una joya y esa joya justifique todos los simples eslabones, espero que así sea. Llego a creer que mi espíritu es una bifurcación de mi pensamiento, que por un camino transitan las ideas y por el otro los sentimientos, solo juntándose de vez en cuando por breves momentos, para luego transitar cada uno el suyo nuevamente. Entonces creo que mi espíritu no responde a mi razón, que solo pertenece a mis sentimientos, por eso se confunde cuando se conectan los caminos. Mi lógica y razón pueden destruir fácil a mi pobre espíritu, será por ello que huye en cuanto puede, se separa y continúa solo con mis sentimientos para sobrevivir, los sentimientos que no pueden ser derrotados por mi lógica y razón, por más que lo intenten. ¿Tendré que continuar lamentando las dudas de mi espíritu por siempre, o tal vez agradecerle la inconformidad que me ha empujado más de una vez a conocer lo desconocido en mí?



Poema: "Si pudiera"



Si pudiera decir lo que siento, me verías reír como un niño
que juega al sol y en las noches, cuando termina la luz y los gritos,
se refugia en tu alma y palpita creyéndote un todo, una caricia.
Que lejos estoy y me arrepiento de ser lo que soy y seguiré siendo,
escondido tras mi muralla inútil e inservible, me conozco.
Si pudiese decir sin los papeles por qué creo en tu voz y en tu risa,
en los pasos que das dentro del cuarto y en los silencios.
Recorro las calles que conocen mi nombre y en la blanca morada,
me busco en otro tiempo entre sombras fugaces y pienso en ti,
recuperando sueños que había olvidado, lo sé, ya no soy aquel.
Si pudiera vestir de colores viejos, de frases suaves como tu piel,
nacer de nuevo sería pecado desconociéndote.
El pasar de los años me trajo un regalo, una flor que no cultive,
una flor distinta en el jardín de mi vida, de perfume nuevo.
Intento retratar tu alma con mis pobres palabras, pero no puedo
y no me consuelo quedando vacío, perdóname.
Cuando llegue el día de partir en mi último viaje, espero que la suerte
me otorgue tu mano apretando la mía, susurrándome un te amo,
y en una forzada sonrisa, espérame, volveré a tu lado.
Mis versos te nombran a cada momento y estás allí, como siempre,
si alargo mi vida en un intento, será para estar contigo un día más.
Perdóname si me equivoco, si desperdicio el tiempo en mi refugio,
es por amor que me desvelo, por verte dormir y estar junto a ti.
No pronuncio palabras desgastadas, prefiero escribir con mi mano,
esa que te conoce y te transita sin pudor, diciéndote todo.


MISCELÁNEAS 2

Las frágiles gotas de agua que caen constantemente sobre una dura piedra, terminan penetrando en ella, claro que no todas serán permeables, algunas pueden pasar siglos sin siquiera humedecerse por dentro. Esto me hace pensar en los humanos, las frágiles gotas de agua se parecen a la sabiduría…

Si la percepción de lo que nos rodea, a través de nuestros sentidos, es la forma empírica de obtener conocimiento, esto me hace pensar que hay muchos humanos que, lamentablemente, carecen de visión, oído, gusto, olfato y tacto.

Hay personas que piensan cual será la mejor muerte y se olvidan que no es importante como se muera, lo importante es como se ha vivido...

La vida es un corto lapso de tiempo entre el nacimiento y la muerte, gracias a que no somos inmortales tenemos el placer de disfrutar cada instante, que es único e irrepetible.

Cuando en la vida acumulas determinada cantidad de años, comprendes que cada decisión que vayas a tomar será importante y que las anteriores ya no importan...




Soneto: "Mi Stella"



Como un manantial que aplaca la sed
de un peregrino transitando su destino.
Como una luz que encamina los pasos,
rescatando de la oscuridad un pobre ser.

Como una brisa que empuja las velas
de un náufrago perdido en el horizonte.
Como la lluvia que inunda un desierto
creando un mágico nuevo reverdecer.

Aquella que comparte los versos nacientes
del humilde poeta abrazando sus sueños y
en la penumbra entrega su alma inocente.

Aquella que cura heridas que infringieron
las batallas perdidas de un viejo guerrero y
en tu gracia Stella renace en joven cuerpo.


"Deseo de ser, ser y deseo"

Deseo, ese maldito deseo de ser lo que no soy creando otra realidad. La realidad, ese lugar en el que la mayoría no quiere estar por impiadosa y crítica, por cruel. Mejor la fantasía que es mucho más agradable, complaciente y generosa, por eso se la prefiere aunque no se la reconozca ni se la distinga. Si la vida tuviese que ser vivida bajo una despiadada honestidad sería bastante difícil de soportar, casi imposible para los típicos mortales. Probablemente por eso siento muchas veces que me miento a mí mismo, que me confundo cuando excuso mis fracasos y minimizo mis errores, cuando creo que digo lo que pienso sin tener la certeza que ese pensamiento no sea externo, incorporado, ajeno, pero me consuelo pensando que al fin y al cabo soy un simple mortal, uno más entre la multitud, esa multitud negada y odiada por común, por comunión, una enorme y asfixiante comunidad. Cierto que esa vulgar rutina de lo común es evadida por unos pocos, por los elegidos que pueden mentir en público con sus máscaras, que pueden crear, que pueden cambiar la realidad por espacios de tiempo indeterminado, que juegan dentro de sí mismos y actúan, bendita actuación que tanto envidio, revelo aquí un deseo truncado en mi mundo real. Yo que entre mi realidad y mi fantasía subsisto a los saltos, asumo el pecado de lo no hecho mucho más que de la locura cometida, tal vez por mi propia incapacidad de reconocerme como un loco y creer que la verdadera locura esta en la pasividad de lo cotidiano, en la aceptación resignada de un destino determinado vaya a saber por quien o por que, invariable, en una obligación responsable y juiciosa. La responsabilidad, vaya que palabrita que me cuesta entender, solo puedo comprender la responsabilidad de los propios actos realizados, pero aquella que me reclaman antes de obrar, esa que se impone anterior al acto, que significa?, un apriorismo kantiano?. Creo que la mayor responsabilidad debe tenerse para si mismo, aunque parezca egoísta (no lo creo así), para mí es como el amor, debes amarte lo suficiente para poder amar a los demás. Debes amar la vida para respetar la vida ajena, debes amar el arte para poder amar al artista, debes amar la naturaleza para amar tu casa, la casa de todos, debes primero amarte responsablemente para luego amar alguna responsabilidad. En definitiva todo se relaciona con el amor, el amor que se tiene tan mal entendido al confundirlo con una relación sexual, no hay amor en el sexo, el sexo es sexo, simplemente una necesidad biológica y de placer físico y mental, lógicamente es más placentero si se realiza con quien se ama, pero confundir el amor con el sexo es empequeñecerlo, el amor es demasiado para limitarlo a lo sexual o simplemente asociarlo. Como en otras ocasiones me estoy alejando de la idea original, pero sentí necesario expresar estos conceptos para orientar al lector dentro de mis ideas, que no dejan de ser sensaciones, ocurrencias de la experiencia de vida, de lo cognoscitivo que creo ser. Volviendo a la cuestión que nunca planteé concretamente, pero de alguna manera esboce, la existencia, el mundo donde vivimos y el mundo que modificamos donde queremos vivir, el que adaptamos a nuestras necesidades, tanto lo imaginamos que a veces no lo podemos diferenciar del real y somos cautivos de nuestras creadas fantasías. El mundo real que nos arrastra diariamente, nos dice que debemos hacer y cuando, sin importarle si lo deseamos, si nos otorga algo de felicidad lo que hacemos y el mundo de nuestra fantasía, ese donde todo está justificado, donde no somos casi nunca culpables de nada, donde todo tiene una razón y una explicación aceptable, donde encontramos dosis de felicidad. Debo aclarar algo antes de seguir, cuando hablo de fantasía no me refiero a los anhelos o sueños, estos son verdaderos, posibles o no, pero no se envuelven en la mentira, en cambio el mundo de la fantasía que creamos a nuestro antojo es una enorme, en el mejor de los casos benevolente, falacia. Esta necesidad es típicamente humana y no hace distinciones de ningún tipo dentro de ese conjunto llamado humanidad, la tenemos en una medida u otra todos, algunos exacerbada y otros sutilmente apaciguada. En definitiva vivimos en un mundo creando y queriendo y creyendo en otro, fusionándolo permanentemente y de esa fusión constante nace lo que creemos que somos, pero solo con una profunda y honesta crítica interior podemos descubrirnos como realmente somos, si realmente lo deseamos. Probablemente sea un proceso arduo y doloroso, pero para algunos de nosotros es tan necesario con el mundo de fantasía, es una elección que tal vez no produzca beneficios, por eso "deseo, ese maldito deseo de ser lo que no soy creando otra realidad", es crecer, es dejar de desear el deseo para que el deseo se transforme en un propósito, un objetivo realizable y deje de ser una utopía. El paralelismo sincronizado de nuestros mundos está tan bien desarrollado que para la mayoría no existe, creen que solo hay un mundo con variables buenas y malas, defectos y virtudes, errores y aciertos, Etc…Etc., por supuesto que es mucho más "conveniente" creer esto en lugar de aceptar nuestra propia cobarde hipocresía, pero todo se derrumba cuando nos detenemos, cuando razonamos sinceramente, cuando podemos escapar de nuestro mundo de fantasía y aceptarnos tal cual somos con placer, con orgullo y sin resignación, cuando olvidamos como nos queremos ver y nos deja de importar como nos ven los demás, cuando comenzamos a vivir en un solo mundo maravilloso y real, abominable y falaz, seguramente lo que todos creen que hacen. (Terminé sonriendo por las últimas palabras).


"Sin excusas"

Cuando descubrí que mi huerto eran unas pobres macetas en mi balcón, que el azul de mi cielo era un pequeño rectángulo que escapaba al conglomerado gris, que el canto de las aves era un susurro distante y eventual, que mi libertad estaba sujeta a una pantalla que me mostraba todo y lo peor, el no estar seguro que mis ideas fueran propias, realmente mías. Ese día decidí, tal vez por primera vez tomé una decisión propia, con terrible temor y enorme esperanza, apagar el monitor, salir a la calle y perderme en una distancia incalculable. Salir de la caverna, como dijo el maestro con su Zaratustra, salvando los abismos de mi entendimiento, intentando comprender cuál es el destino que deseo y por qué estoy dispuesto a sacrificar mi tiempo, lo más valioso que tengo. Las sutiles distracciones quedaron atrás, las banales preocupaciones perdieron su importancia y el universo me golpeó como a un niño que aprende a caminar. Sin límites y fronteras, sin un idioma, sin costumbres y creencias, solo con mi ser, con mi alma ciega. Ninguna luz iluminó mi camino, ninguna experiencia me protegía y en esa soledad desamparada pretendí crecer, acariciar el cosmos y gozar de mi mundo, de ese mundo desconocido pero imaginado, de esa incertidumbre placentera. Reconozco el miedo que vuelvo a sentir hoy, mi cobardía me impidió perder las llaves, la derrota será un resignado retorno a la seguridad de mi “caverna”, esa que había creado para solo sobrevivir y no tener el valor de pagar el costo que la libertad exige. Mañana he de despertar bajo un cielo azul o en la oscuridad, pero sabré que la elección fue solo mía, sin excusas…